Algunas cosas que he aprendido como Ilustrador

Muchas veces recibo comentarios y mails donde me preguntan sobre mi proceso creativo y el método que utilizo para ilustrar; lo que me llevó a pensar en todo lo que he aprendido a lo largo de estos años entre pinceles, tizas y capas de Photoshop.

Ser ilustrador es un trabajo que me encanta, siempre existe la posibilidad de inspirar y empoderar a otras personas y cada nuevo proyecto es una oportunidad para explorar nuevos mundos y mensajes: ¿Qué colores? ¿Qué formas? ¿Cuál es el concepto rector? ¿Texturas? ¿Cuál método?. Las posibilidades son infinitas y todo comienza con un esbozo. Sin embargo y como en todo trabajo hay cosas que no son miel sobre hojuelas. Estas son las 5 cosas que he aprendiendo como ilustrador (aunque seguro hay mucho más y si quieren pueden preguntar), tal vez algunas de ellas apliquen también a otros trabajos relacionados con la industria creativa:

Fungi Express 9

1. La ilustración es más que un dibujo.- Muchos clientes piensan que es un garabato que se hace en pocas horas, ni los diseñadores tenemos una varita mágica y no existe un botón en Photoshop donde las cosas nazcan inmediatamente. Todo trabajo gráfico involucra concepto, investigación, prueba y error y también ejecución; donde la tarea más importante es sintetizar un sinnúmero de detalles y comunicar, no sólo verse ‘bonito’.

2. El presupuesto.- Desde que salí de la carrera está ha sido una de mis más grandes preocupaciones, aunque poco a poco lo comienzo a dominar. Nadie en la escuela te enseña como cobrar y estimar gastos para el mundo real, y aunque hay algunos países o campos creativos donde los precios estén más ‘estandarizados’, se trata de un concepto muy elástico y que irás fijando con el tiempo. Sólo una cosa: Nunca abarates tu trabajo, dale el valor que merece.

Entrevista Cabellera 6

3. Más que ‘diseño’.- Estudié Diseño Gráfico en México y ahora estoy haciendo un curso de Business Design en Barcelona. Los diseñadores/ilustradores (de cualquier rama) no sólo llevamos clases de Photoshop, en realidad hay un montón de materias involucradas y que son un arma muy útil a la hora de diseñar y de vender tu trabajo: Marketing, Relaciones Públicas, Semiótica, Historia del Arte, etc. Al final cada conocimiento juega un papel vital y hay mucho trabajo detrás de esa imagen que te cautiva tanto.

Fungi Express 12

4. Recursos infinitos.- Lo mejor de ser ilustrador es que hay recursos ilimitados. ¡Mira más allá de Photoshop! Las posibilidades nunca terminan, puedes hacer de todo como ilustrador: Escanear papeles rotos, manchas de tinta, fotografiar elementos, hacer bocetos a mano y después pasarlos a digital. ¿Qué esperas para probar?

5. Toma tiempo definir un estilo.- Llevo dibujando desde que tengo memoria y decidí que había una forma de ‘profesionalizar’ mis habilidades más o menos en el 2009. Si ves mis primeras ilustraciones estoy seguro que no las relacionarás con mi estilo actual, toma tiempo definir un estilo y sentirte cómodo con él. Si estás en la fase de encontrar esos rasgos que definan tu trabajo, ¡No te frustes, llegará! A mi me tomó años encontrar la personalidad de mi trabajo.

Comments

EVMD