El contouring se ha convertido en la nueva tendencia en belleza pero… ¿se nos ha ido de las mano?

Desde que Kim Kardashian fuera pionera revelando la técnica detrás de su rutina de maquillaje, tanto facial como corporal, el contouring llegó a nuestras vidas para cambiarlas  por completo.

Con esta complicada técnica, cientos de Beauty artist, Instagramers y Vlogger hacen parecer fácil una técnica, que permite una aparente delgadez sin necesidad de pasar por quirófano. Narices mas perfiladas, pómulos mas definidos cara más alargada ¡todo es posible¡ se ha ido más allá e incluso abdominales son posibles.

Para unirte a esta tendencia te vamos a  dar unas pequeñas pautas donde aplicar los polvos dependiendo de tu rostro. Puedes empezar con los polvos bronceadores y una brocha de tamaño medio y cortada en plano o diagonal, de este modo llegarás bién a todos los contornos y podrás crear trazos controlados.

Independientemente del tipo de rostro que tengas, estas son las zonas que tienes que definir, ambos lados de la frente bajando hacia las sienes, bajo el hueso del pómulo hacia la mitad de la mejilla y bajo la línea de la mandíbula.

Para  aquellas que tengan sus rostros redondos, marca de mitad de mejilla hacia las sienes de modo ascendente, conseguirás afinarlos.

Para  aquellas que tengan sus rostros ovalados, trabaja el pómulo en diagonal, desde la oreja hacia la mitad de la mejilla.

Para  aquellas que tengan sus rostros  alargados, da un brochazo en la línea de nacimiento del cabello y sobre la barbilla, gracias a esto conseguirás acortar el rostro. Has de trabajar el pómulo en horizontal, desde la oreja a mitad de mejilla para “cortar en dos” el rostro y dar una sensación de rostro más pequeño. Aquellas que tengan la frente amplia, potenciar de modo más dramático el trazo a ambos lados de la frente.

¿Quieres más de EVMD?

¡síguenos en Instagram!

Comments